Blog

Blog


La exportación, motor de la industria porcina en Chile

La exportación, motor de la industria porcina en Chile

16 de diciembre de 21 - Noticias

En los últimos años, las exportaciones de carne de cerdo se han convertido en el motor de crecimiento de la industria porcina chilena, que exporta un 81 % de su producción a más de 60 países de todo el mundo. Esta evolución ha sido posible gracias al trabajo de los distintos actores del sector, que han convertido el porcino chileno en un sector eficiente capaz de adaptarse a los retos que las exigencias sanitarias y medioambientales han planteado a lo largo de los años. 

Producción

Actualmente, el sector porcino es el segundo más importante en términos de producción de carne en Chile, por detrás del avícola. En 2020, la carne de cerdo representó un 36 % del total de carnes producidas en Chile, con 574.000 toneladas. Una de las claves de esta cifra se encuentra en el gran esfuerzo de la industria porcina por ser más eficiente en todos sus procesos. Y es que la producción de cerdos en Chile se caracteriza por ser fuertemente intensiva, con altos niveles de tecnología, integrada verticalmente en los distintos eslabones de la cadena y concentrada en pocos actores. Gracias a esta tecnificación, actualmente Chile es capaz de exportar más del 80 % del total de su producción de carne de cerdo.

Exportaciones

La industria porcina chilena está habilitada para exportar a más de 60 mercados de todo el mundo, por lo que las exportaciones son, hoy en día, el motor de crecimiento de la industria porcina en el país. Tras más de 25 años de trabajo, Chile ocupa la sexta posición en el ranking de países exportadores de carne de cerdo en términos de volumen, y la decimotercera posición en términos de valor. Así pues, el crecimiento exportador del sector porcino ha ido en aumento, pasando de exportar 3.500 toneladas en el año 2000, a más de 450.000 toneladas en 2020 (Gráfico 1).

evolucion exportaciones carne cerdo chile

En el pasado año, las exportaciones aumentaron un 25 % en toneladas y un 39 % en valor respecto a 2019. Los principales destinos de la carne de cerdo chilena fueron China (67 %), que mantiene el primer lugar, seguida de Japón (14 %) y Corea del Sur (13 %). De este modo, el mercado asiático representó en el último año el 94 % del total de exportaciones. En toneladas, China se ha mantenido como el principal mercado de destino, alcanzando las 336.000 toneladas.

El secreto de este potencial exportador está, posiblemente, en el estricto cumplimiento de todas las exigencias sanitarias, tanto en Chile como en los mercados de destino de exportación. Sin embargo, para poder seguir creciendo en este aspecto es necesaria una normativa clara de ordenamiento territorial que permita aumentar la oferta exportable y así mantener la posición de Chile en los mercados exteriores.

Importaciones

En cuanto a las importaciones de carne de cerdo, en el último año mostraron un incremento del 5 %, pasando de importar 151.000 toneladas en 2019 a 159.000 toneladas en 2020. Esta tendencia al alza, que se viene dando año tras año desde hace una década, se explica por el aumento de la creciente demanda nacional. Por otro lado, los principales países de origen de las importaciones fueron Estados Unidos (47 %), Brasil (37 %), la UE (8 %) y Canadá (4 %).

Consumo

El consumo de carne de cerdo durante el último año en Chile alcanzó las 268.000 toneladas, lo que supone un 19 % del consumo total de carnes, con una cifra per cápita de 13,8 kg por persona al año. De este modo, la carne de cerdo se sitúa como la tercera carne más consumida en los hogares chilenos.

Iniciativas para promover la sostenibilidad

El sector porcino de Chile ha desarrollado distintos proyectos para avanzar en materia de la sostenibilidad del sector. En 1999, se firmó el primer Acuerdo de Producción Limpia (APL), que abordaba cuestiones como la gestión de residuos o los olores. Años más tarde, en 2005, la industria porcina firmaba el segundo APL, que en esta ocasión incluía distintos objetivos sobre higiene y seguridad laboral, manejo de purines, gestión de olores, etc. Gracias a estas iniciativas sectoriales, el porcino chileno ha avanzado en múltiples aspectos de sostenibilidad y, sobre todo, en materia de desempeño ambiental.

Por otro lado, desde hace casi 20 años la Asociación Gremial de Porcicultores de Chile (ASPROCER) ha llevado a cabo distintos proyectos para mejorar el sector: el Proyecto PyME Porcina (2017-2019) para promover el uso de tecnologías para el tratamiento de purines en la pequeña y mediana empresa; el Proyecto de Relacionamiento Comunitario (2015), para conocer y comprender la realidad social de las comunidades que habitan en la zona de influencia directa de las granjas de cerdos, y el Proyecto Bien Público para la Competitividad (2019), que buscaba mejorar la sostenibilidad y potenciar el reconocimiento a nivel global de los productos y empresas chilenas de alimentos, a través del desarrollo de estándares de sostenibilidad certificables. Por otro lado, ASPROCER trabaja desde 2004 en temas de bienestar animal, y ha constituido un comité sobre esta cuestión que ha desarrollado un manual de buenas prácticas.   

Futuro

Con todo lo expuesto, el sector porcino en Chile presenta grandes oportunidades comerciales, más aun si tenemos presentes las proyecciones de la demanda de carne de cerdo a nivel global. Sin embargo, para poder aprovecharlas es necesario afrontar el desafío de desarrollar una producción cada vez más sostenible, cumpliendo los niveles de calidad y de sabor requeridos por los mercados. Como hemos visto, en lo últimos años, la industria porcina chilena ha implementado con éxito distintas iniciativas para avanzar en este sentido, permitiendo al porcino del país continuar en el camino de la eficiencia y la sostenibilidad. 

Comparte en redes