Blog

Blog


Armando Landa, México: "Con la Swing R3 hemos mejorado la conversión alimenticia"

14 de octubre de 19 - Ganaderos

Con un censo de 3.000 madres y más de 75.000 lechones destetados al año, la empresa mexicana RYC Alimentos es propietaria de una explotación porcina con más de 40 años de historia. Armando Landa, médico veterinario de profesión, lleva 10 años trabajando en esta granja, donde se ocupa de las tareas de gerencia y administración, supervisión de la explotación, estatus sanitario y evaluación de las cifras productivas. “Cuando era estudiante, el sector porcino me apasionaba, por lo que desde muy joven decidí formarme en esta especie”, explica Armando.

Con 40 años de historia, ¿cómo ha ido creciendo la granja a lo largo del tiempo?

La granja empezó en 1975 como un negocio familiar y pequeño con 20 cerdas y un semental, pero al cabo de cinco años ya contaba con 200 madres. Así que la familia decidió construir una nueva granja, ampliar el censo hasta 500 madres y mejorar las instalaciones de la explotación. A partir de ahí, la explotación no ha parado de crecer, y si hace 20 años había 1.500 madres, actualmente contamos con un censo de 3.000. Cabe destacar que este crecimiento se ha hecho en paralelo a la creación de la empresa RYC Alimentos, que es la procesadora de la carne que producimos y que cuenta con 1.500 trabajadores. Actualmente, la firma propietaria de la explotación, que se caracteriza por ser muy innovadora, apuesta por crecer en eficiencia y esto lo estamos logrando con una mejora y remodelación de las instalaciones.

¿Cómo está distribuida la explotación?

Somos una explotación de ciclo completo con 50 trabajadores repartidos entre las seis áreas en que está distribuida la explotación. Concretamente, la granja cuenta con siete naves de gestación con 150 jaulas y sistema de alimentación automática, donde tenemos las cerdas 49 días; a partir de aquí las trasladamos a las salas de gestación con corrales hasta los 110 días de gestación. En maternidades, contamos con 480 plazas, el 60 % de las cuales cuentan con Feeding Ball. Por otra parte, para garantizar las mejores condiciones sanitarias, a 1 kilometro de distancia, aproximadamente, tenemos 17 naves de destete con capacidad para 11.600 animales y 17 naves más de engorde con capacidad para 1.100 animales cada una. Finalmente, también contamos con una nave para la adaptación de las primerizas y una planta de preparación de la alimentación.

¿Qué productos Rotecna tienen instalados en la explotación?

Contamos con una gran variedad de productos Rotecna, entre los cuales podemos destacar la tolva Swing R3, el Feeding Ball, los slats, las placas calefactadas y el sistema de distribución de alimentación, entre otros.

¿Por qué se decidieron por la compra de productos Rotecna?

En la última renovación de las instalaciones, para decidir qué equipos instalábamos en la granja, hicimos distintas evaluaciones y analizamos cuál era el retorno de la inversión. Así, pudimos comprobar que los productos Rotecna son de muy buena calidad, funcionan muy bien y nos aportan buenos resultados, por lo que nos decidimos por su instalación.

Nave de engorde con tolvas Swing R3. 

En destete y engorde trabajan con la Swing R3, ¿por qué se decidieron por esta tolva?

Es una tolva muy eficiente, que nos ha permitido mejorar de manera significativa distintos parámetros productivos de la granja en estas fases. Concretamente, con su instalación hemos mejorado la conversión alimenticia y aumentado la ganancia diaria de peso de los animales. Además, una de las principales ventajas de la Swing R3 es que no se desperdicia pienso y no hay restricciones de alimento en ningún momento, lo que facilita mucho el trabajo diario de los empleados.

En maternidad trabajan con el Feeding Ball. ¿Qué les hizo decidirse por este producto?

Es un producto muy innovador que, igual que hicimos con otros productos, también evaluamos antes de su instalación, y detectamos un aumento en el consumo de alimento de las cerdas en la etapa de lactancia, por lo que nos decidimos a instalarlo en nuestras salas de maternidad.

¿Qué beneficios destacaría de su aplicación en maternidades?

Los beneficios que hemos constatado con su uso son que hay un menor desperdicio de alimento, las cerdas comen más, están mejor alimentadas y producen más leche, por lo que los lechones salen con un mejor peso al destete y las madres registran una menor pérdida de condición corporal. Por otra parte, en lo que nos atañe a los empleados, su uso implica un ahorro en el tiempo que dedicamos a la alimentación de los animales. 

A nivel sectorial, ¿cómo valora la situación del sector porcino en México?

El sector porcino mexicano es un sector complicado con un futuro incierto, que puede verse amenazado por la entrada de carne de otros países a un precio más bajo. En este sentido, para lograr mantenerse en el negocio, el sector tiene que trabajar distintos aspectos, entre ellos aumentar las exportaciones de carne mexicana, ser más eficientes en cuanto a parámetros productivos y mejorar los costes de producción.

En el ámbito sanitario, ¿cuáles son las principales preocupaciones del sector?

Actualmente, las principales amenazas sanitarias que tenemos y que nos preocupan son el PED, el PRSS y la influenza. En nuestra explotación, para garantizar las mejores condiciones sanitarias y prevenir la aparición de posibles brotes de estas y otras enfermedades, ponemos en práctica distintas medidas como un plan de bioseguridad integral, que incluye el cierre total de la explotación, donde generamos nuestra propia genética para evitar la entrada de animales externos, contar con un punto de entrega de los pedidos alejado de la granja o arcos de desinfección en la entrada de cada área. Además, también tenemos nuestros programas de vacunación y de medicación.

Finalmente, como explotación porcina, ¿qué retos de futuro se plantean?

Actualmente, nuestro principal objetivo es mejorar la eficiencia productiva de la explotación. Para ello la primera meta que nos hemos marcado es lograr que una cerda produzca 3.000 kilos de carne al año.

Comparte en redes