Blog

Blog


“Con el Dositronic tenemos un consumo de pienso muy bueno y las cerdas destetan 15,7 lechones de 5,4 kg”

05 de November de 18 - Ganaderos

¿Cómo está distribuida la explotación?

Contamos con una nave de cubrición de 720 plazas, donde tenemos las cerdas entre 40 y 45 días, y de ahí las pasamos a gestación confirmada, donde trabajamos con jaulas de autocaptura, hasta que tienen entre 107 y 109 días. Una vez cumplido este ciclo, trasladamos las cerdas a parideras. Concretamente, contamos con 21salas con un total de 396 plazas de maternidad, en las que permanecen tras el parto durante unos 22 o 23 días de lactación, momento en el que destetamos a los lechones. También disponemos de 4 salas de destete, donde tenemos a las nodrizas. Finalmente, la explotación cuenta con una recría de 700 plazas que alberga a las futuras madres de la granja, un área de cuarentena, una completa y confortable zona para los trabajadores, un almacén, un taller, una sala de higienización del agua y una sala de calefacción, que funciona con biomasa. 

¿Quién trabaja en la explotación y cómo se reparten las tareas? 

Somos un total de 7 personas: una secretaria que se encarga de toda la parte administrativa, 4 personas en maternidades, dos de ellas responsables de los partos y las otras dos de controlar la alimentación de los animales y procesar lechones y, finalmente, dos personas más en el área de cubrición-gestación.

¿Qué productos Rotecna tienen instalados en la granja?

Los dosificadores, el sistema de alimentación electrónica Dositronic, los slats de parideras y destete, las placas de calefacción, los platos de primera edad, la válvula VRH-3, las vallas, la tolva TR-5, la tolva Grow Feeder, el sistema de distribución de pienso, etcétera.

¿Por qué deciden trabajar con productos de la marca Rotecna? 

En toda mi experiencia como ganadero siempre he trabajado con productos Rotecna. Todos sus productos ofrecen muy buen resultado en granja.

En maternidad han apostado por trabajar con el nuevo sistema integral de alimentación electrónica Dositronic ¿Por qué?

Por sus ventajas en el manejo de la alimentación en maternidad, ya que nos ayuda a aumentar el consumo de pienso de las cerdas durante la lactación, con los beneficios que ello supone, y llevar un control individualizado de la cantidad que come cada animal. 

¿Cuáles son los principales beneficios que destacaría de su uso?

Son muchos. En lo referente al consumo, puedes ver en todo momento cuánto ha comido un animal, darle más comida o menos en función de sus necesidades, de si es invierno o verano, asegurarte de que pueda comer por la noche… Nosotros utilizamos el Dositronic en modo ad libitum, por lo que una vez hemos determinado la curva de cada cerda, ésta puede comer cuando quiera y la cantidad que quiera en cada ración. Ahora tenemos un consumo de pienso muy bueno, las cerdas destetan 15,7 lechones de 5,4 kg de peso (de media anual), y ellas salen en una buena condición corporal para la siguiente cubrición. También es muy importante destacar que con el Dositronic no hay desperdicio de alimento, los comederos siempre están limpios, lo que, a su vez, reduce el volumen de trabajo del personal, que no tiene que dedicar tiempo a vaciar los comederos. Por último, hay que poner de relieve la seguridad y la tranquilidad que nos proporciona el sistema, pues no hace falta estar presente en la granja para alimentar a las cerdas.

¿Con cuántas curvas de alimentación trabajan?

El día 0, que es el que entramos las cerdas a parideras antes del parto, programamos la curva de alimentación a un máximo de tres kilos; el día del parto la cerda sólo puede comer, si quiere, 1 kilo y, a partir del segundo día, se le vuelven a dar 3 kilos. A partir de ese día, la ración diaria se va aumentando en 1 kilo diario hasta un consumo máximo de 13 kilos al final de la lactación. La ventaja de este sistema es que, si ves que una cerda te pide más comida, le puedes subir su ración, o bajarla en el caso contrario. 

En el día a día, ¿cómo se organizan el trabajo para sacar el máximo rendimiento al Dositronic?

Lo primero que hago todos los días por la mañana es dar una vuelta por las salas para ver rápidamente el consumo de pienso que ha habido con la información que me aportan las luces de colores de los Dositronic. Después voy al ordenador y, en el programa informático, reviso con más detalle las cerdas que no han comido, me anoto en qué plaza están y luego voy directamente a ver qué ha pasado. Es un trabajo que haces en 20 minutos, es muy rápido. Lo cierto es que con el Dositronic ahorras mucho tiempo.

¿Cree que el panel de botones es una ventaja? 

Sí. Por las mañanas, cuando reviso las salas, las luces LED del Dositronic me proporcionan rápidamente mucha información sobre el consumo de las cerdas, y el panel me permite incrementar o reducir el nivel de alimentación según el consumo de cada una de ellas. Por otra parte, el día del parto presionamos el botón del panel que indica el inicio de la lactación, y el día del destete presionamos el botón de destete y apagamos el sistema.

¿Qué uso hacen de la dosipocket?

La utilizamos muchísimo: para dar de alta las cerdas en el sistema cuando las entramos a maternidad, para registrar el movimiento de animales, para aumentar y reducir el nivel de alimento de las cerdas si es necesario... Lo cierto es que tanto la dosipocket como el panel de botones, en cuanto a manejo, son sistemas muy fáciles e intuitivos de utilizar, por lo que nos resultan de gran ayuda y utilidad.

¿Qué supone el hecho de poder tener informatizados todos los datos de comportamiento de consumo de les madres? 

Es una herramienta de gran utilidad que nos facilita el trabajo diario en la explotación. Si una cerda no come, a través del programa es muy fácil localizarla e ir a ver qué ha pasado. En un sistema convencional, si quieres disponer de esta información tienes que ir sala por sala y plaza por plaza y, además, nunca lograrás tener tantos datos sobre la alimentación de los animales como la que te puede ofrecer el Dositronic. Con este sistema electrónico es imposible que el animal pase más de un día sin comer, algo que sí puede suceder con otros sistemas. 

¿A nivel de productividad de las cerdas y de la camada, han notado mejoras?

Sí, sin duda. Respecto a otros sistemas con los que he trabajado hay muchas mejoras, especialmente en el peso de los lechones destetados. Normalmente, en granjas con una media de 15,7 lechones como esta, con otros sistemas alcanzan un peso de unos 5 kilos al destete; en cambio, con el Dositronic las cerdas destetan lechones de 5,4 kilos de media anual, que en invierno pueden llegar a pesar 5,8-5,9 kilos. Ésta es una de las grandes ventajas del Dositronic, que también se da gracias a que el sistema estimula a la cerda a comer: si una cerda come, el ruido del pienso al caer estimula a las otras cerdas a levantarse para golpear el sensor y reclamar su ración de alimento. Finalmente, con el Dositronic el bienestar de las cerdas mejora, se adaptan rápidamente al sistema y se las ve más tranquilas, con lo que favorecemos su productividad.

A nivel sanitario, ¿cuáles son sus principales preocupaciones?

Mantener la sanidad de la granja, por lo que realizamos un manejo muy cuidadoso y no dejamos entrar en la explotación a nadie ajeno a ella. 

¿Qué medidas de bioseguridad adoptan para reducir el riesgo de contagio de enfermedades? 

La entrada de personas ajenas a la explotación está muy restringida y, si se programa una visita, solo puede venir los lunes, lo mismo que los camiones. Por otra parte, en cuanto al personal interno, se duchan tanto al entrar como al salir de la explotación, y saben que una vez dentro no puede salir de las instalaciones durante la jornada laboral. El manejo de la granja está dentro y el personal, por lo tanto, tiene que estar dentro. En casos excepcionales hay unas botas para salir. Como medidas de bioseguridad interna, además de la zona de ducha, que diferencia muy bien la zona sucia de la zona limpia, no se pueden entrar objetos personales a la granja, hay un pediluvio en la entrada de cada una de las salas de maternidad... En materia de bioseguridad somos muy exigentes y todo el personal está concienciado de su importancia. 

Finalmente, ¿qué retos de futuro se plantean para la explotación? 

A nivel productivo, para esta granja mis objetivos siempre son elevados, ya que me gusta superarme e ir por delante. En este sentido, si ahora tenemos 38 lechones destetados por cerda y año, creo que, partiendo de esta cifra y con la genética que viene ahora, creemos que podríamos llegar a los 40-42 lechones/cerda/año. Por otra parte, a medio plazo tenemos prevista una ampliación de la explotación que implicará duplicar el número de madres de 2.000 a 3.800 a finales de 2019. Inicialmente se harán las obras de la recría, puesto que el objetivo de la explotación es hacer nosotros mismos la reposición de la granja.  

Comparte en redes