Blog

Blog


El sector porcino australiano se tecnifica y aumenta su producción

El sector porcino australiano se tecnifica y aumenta su producción

30 de junio de 20 - Noticias

Los cambios producidos en la industria del porcino de Australia han dado lugar, a lo largo de los últimos años, a un cambio importante de las cifras de producción: si en la década de los 60 existían alrededor de 50.000 productores de cerdos, actualmente solo se mantienen 600 porcicultores comerciales. No obstante, Australia produce tantos o más cerdos que hace unos años, el consumo de su carne va en aumento y las importaciones no cesan, mientras que el gobierno extrema las medidas en materia de bioseguridad. 

A lo largo de los últimos 30 años, muchos pequeños productores australianos no han tenido los medios financieros necesarios para especializarse o hacer crecer sus negocios. A medida que el sector ha evolucionado hacia métodos de producción más intensivos, los costes de infraestructura han subido, y han supuesto un auténtico reto para los productores más pequeños, que, al mismo tiempo, han tenido que hacer frente al aumento de las importaciones de carne de cerdo. Así pues, los productores más grandes y distintas empresas han ido absorbiendo a los más pequeños, y se ha creado un sector mucho más especializado y tecnificado. Todo ello ha llevado a Australia a tener una producción más alta que la que tenía hace cinco décadas.

Durante el año 2018, el sector porcino australiano ingresó 690 millones de euros. La mayor parte de las granjas y empresas cárnicas se encuentran en los estados de Victoria, Queensland y Nueva Gales del Sur, aunque en los últimos cinco años el crecimiento del sector ha sido mayor en Australia Occidental y Australia Meridional. 

Consumo

El cerdo es la tercera carne más vendida en Australia, por detrás del pollo y la ternera.  Con más de 25 millones de habitantes, el mercado australiano es de dimensiones reducidas. El consumo de carne ha aumentado durante los últimos cinco años en Australia y el cerdo es la categoría que más ha crecido, con un incremento en las ventas de un 8 % entre 2017 y 2018. Según cifras del año 2019, un australiano consume al año una media de 26,5 kilogramos de carne de cerdo. Las previsiones indican que esta cantidad irá subiendo durante los próximos cinco años.

Este incremento del consumo y la demanda de carne de cerdo se han producido, en parte, gracias a las campañas de comunicación lanzadas por la Australian Pork Limited, que han informado a la población acerca de los beneficios que aporta la carne de cerdo a la salud.

En lo referente al precio de dicha carne, se ha ido reducidendo en los últimos años hasta alcanzar el mínimo histórico de la última década, debido a un exceso de producción estimado en el 6 % del total de los cerdos australianos. Esta bajada de precios ha resultado perjudicial para las empresas del sector, que han visto mermado su margen de beneficios.

Mercado exterior de la carne de cerdo

La industria australiana produce 360.000 toneladas de carne de cerdo al año, pero los consumidores australianos consumen alrededor de 550.000 toneladas. Por ello, el país se ve obligado a realizar importaciones procedentes de Europa (particularmente de Dinamarca, Países Bajos), Estados Unidos y Canadá. En 2017, las importaciones australianas de carne de cerdo alcanzaron un valor de más de 390 millones de euros y supusieron un 0,21 % del total de las importaciones australianas.

Cabe mencionar que, en Australia, las importaciones están muy limitadas debido a las estrictas medidas fitosanitarias del país, y solo se permite introducir carne de cerdo de un número reducido de países, en tres modalidades diferentes (carne cruda, carne cocinada y jamón curado). En la actualidad, España solo tiene permiso para exportar a Australia jamón de cerdo curado.

La principal barrera de entrada de la carne de cerdo al mercado australiano radica en la obligatoriedad de respetar el conjunto de rigurosas normas que regulan la introducción de este producto en el país. Así pues, es conveniente conocer las políticas de protección, normativa alimentaria, etiquetado y composición, así como obtener los permisos y documentos necesarios antes de realizar cualquier operación comercial.

En cuanto a las exportaciones de carne de cerdo, estas son muy limitadas. En 2017 supusieron únicamente un 0,04 % del valor total de las exportaciones australianas, pese a haber aumentado durante los últimos cinco años. Durante ese año, Australia exportó carne de cerdo por un valor de más de 76 millones de euros, casi un 10 % más que el año anterior. Los principales países de destino son Singapur, Papúa Nueva Guinea, Nueza Zelanda, Hong Kong y Filipinas.

Medidas ante la cercanía de la PPA

Tras confirmarse que se habían producido brotes de peste porcina africana (PPA) en Timor Oriental el pasado mes de septiembre, el gobierno australiano mostró su preocupación, ya que el país se encuentra muy próximo a Australia (está a tan solo 650 km de la ciudad australiana de Darwin, una de las que concentra un mayor volumen de comercio ganadero). Ante esta situación, el Ministerio de Agricultura australiano ha aumentado la vigilancia relacionada con bioseguridad, especialmente en los aeropuertos internacionales y, en concreto, en los vuelos procedentes de países afectados por la PPA.

Por otro lado, a principios de este año, Australia implementó cambios en la legislación de inmigración para que los visitantes internacionales que llevan artículos de alto riesgo no declarados, como carne de cerdo de países afectados por la PPA, puedan ser repatriados. A estos viajeros se les puedes negar la entrada al país y cancelar sus visas por hasta tres años.

Comparte en redes