Blog

Blog


Jaume Alòs: "Con el feeding ball evitamos que las cerdas pierdan peso en verano"

23 de April de 18 - Ganaderos

"Jaume es la tercera generación de la familia Alòs al frente de esta explotación situada en el municipio de Almenar (Lleida) y que actualmente cuenta 400 madres. “Cuando mis abuelos se instalaron en Almenar hace más de 50 años, compraron esta finca donde, en un principio, tenían unas pocas cerdas y vacas, y cultivaban algunas tierras”, explica Jaume: “Sin embargo, hace 30 años mi padre decidió dar un cambio de rumbo al negocio familiar y especializarse en la producción porcina. Así, realizó una importante inversión para disponer de las instalaciones adecuadas e iniciar su actividad, en 1985, con una explotación de ciclo cerrado con 50 cerdas”. En  2013, Jaume, tras unos años al frente de la granja, decide realizar una ambiciosa ampliación y apostar por la instalación de nuevos equipos que optimizaran el funcionamiento de la explotación. Entre ellos el Feeding Ball de Rotecna."

- ¿Cómo ha evolucionado la explotación a lo largo de 30 años? 
Cuando mi padre puso en marcha la granja, en 1985, comenzó con unas 50 cerdas, que en poco tiempo amplió hasta el centenar. A partir de ahí, el proceso de crecimiento fue más lento hasta contar con unas 250 cerdas en 2010. Finalmente, en 2013, tras llevar unos años al frente de la explotación y con mi padre a punto de jubilarse, decidí realizar nuevos cambios en la granja e invertir en una ampliación y renovación de las instalaciones para alcanzar las 400 madres. Luego tenemos dos engordes más, apartados del núcleo principal de la explotación, uno propio con 700 plazas, y otro que alquilamos hace unos años, con 1.500 plazas más. 

- ¿Es complicado competir en un sector donde la tendencia es construir granjas cada vez más grandes?
No creo que sea más o menos complicado. Más que el tamaño, creo que lo importante es cómo se trabaja. Si sabes hacer las cosas bien, puedes sobrevivir y ser competitivo, aunque cuentes con una explotación pequeña. Una empresa grande puede tener sus ventajas, pero también tiene sus inconvenientes, de la misma forma que nos pasa a los pequeños. 

- ¿Qué productos Rotecna tiene instalados en la granja?
Tenemos todos los suelos montados con slats de plástico, en maternidades trabajamos con la placa de calefacción hidráulica y el Feeding Ball, también contamos con la TR5, la Grow Feeder Maxi y la Swing R3 en engordes, además de distintos modelos de dosificadores, entre otros.

 

- ¿Por qué apuesta por los productos Rotecna?
Por la seguridad de que el producto funcionará y la satisfacción que ello te genera. Además, la empresa ofrece un servicio de calidad, y el personal siempre está a tu disposición para resolver cualquier duda. Finalmente, la capacidad de innovación es otro de los motivos por los que me gusta trabajar con Rotecna, no dejan de lanzar productos nuevos al mercado, siempre tienen alguna novedad por ofrecer.

- ¿Qué productos Rotecna destacaría por los beneficios que le aportan?
La Swing R3 es una tolva muy eficiente para engordes, con la que registramos unos muy buenos índices de conversión alimenticia por cerdo. Además, el desperdicio de alimento es mínimo, por lo que, a nivel económico, resulta muy rentable. En lo referente al manejo, es una tolva que funciona muy bien y es fácil de utilizar. Por otra parte, un producto que aporta comodidad e higiene es el slat de madres 600x800 mm, que tenemos instalado en parideras. 

- En maternidades tiene instalado el Feeding Ball, ¿por qué se decide por este producto?
En primer lugar, hay que tener en cuenta que nosotros trabajamos con alimentación manual, por lo que, cuando ampliamos la explotación, buscamos una solución que nos permitiera mantener nuestro sistema de trabajo, pero incluyera mejoras, para no tener que estar constantemente pendientes de dar comida a las cerdas. Fue así como nos decidimos por el Feeding Ball, que nos permite que las cerdas coman en pequeñas cantidades y durante todo el día. 

- ¿Qué beneficios destacaría de su uso en maternidad?
Una de las principales ventajas es que con el Feeding Ball evitamos que las cerdas pierdan peso en verano. Hay que tener en cuenta que, con las altas temperaturas, las cerdas prácticamente no comen durante el día y concentran su ingesta por la noche, lo que a nosotros nos dificultaba el manejo, ya que por la noche no hay personal en la granja y nuestro sistema de alimentación es manual. Así, gracias al Feeding Ball, hemos podido solucionar un problema que para nosotros era bastante grave. Ahora, en verano, antes de irnos dejamos las tolvas llenas y las cerdas tienen alimento suficiente para administrárselo durante toda la noche cuando tengan hambre. 
Por otra parte, aunque durante los primeros días tras el parto restringimos la alimentación de las cerdas para controlar los kilos de pienso que tienen que comer, a partir de los diez días después del parto optamos por la alimentación ad libitum, para que sea la cerda la que se administre la comida en función de su apetito, lo que nos ha aportado distintos beneficios. En primer lugar, hemos aumentado en medio kilo al día la cantidad de alimento que la cerda come durante su estancia en parideras, lo que favorece la producción de leche y un buen crecimiento de los lechones. Por otra parte, puesto que las cerdas comen más, salen con más peso de maternidad y mejor preparadas de cara a la siguiente cubrición. A estas ventajas, también hay que añadir que el desperdicio de alimento es mínimo. 

- ¿Cuáles cree que son los retos de futuro del sector?
La exportación es un punto clave para poder mantener el actual volumen de producción, ya hace muchos años que producimos más de lo que consumimos. Por otra parte, el sector tiene temas pendientes como la gestión de los purines y de los nitratos. La aplicación de nuevas políticas medioambientales va a ser una batalla continúa en los próximos años.

- Finalmente, ¿qué retos de futuro se plantea para la explotación? 
Nuestro principal objetivo es exprimir al máximo la inversión realizada y consolidar la explotación dentro del sector. Por otra parte, también estamos trabajando en la optimización de nuestros costes de producción para garantizar nuestro futuro. Más a largo plazo, una vez hayamos logrado una cierta estabilidad, podríamos plantearnos una nueva ampliación, aunque es complicado, principalmente por los problemas en la gestión de los purines. "

Comparte en redes