Blog

Blog


Tres lecciones que hemos aprendido tras la normativa de la Unión Europea (2001) que obliga a tener a las cerdas gestantes en grupos

17 de septiembre de 19 - Noticias

Oscar Toledano. Coordinador de Marketing en Rotecna.

Cuando en el año 2001 se aprobó una nueva normativa de bienestar animal para los estados miembros de la Unión Europea, aplicable a las granjas nuevas a partir de 2005 y a todas las existentes a partir de 2013, los afectados nos apresuramos a informarnos al respecto.

Entre otras cosas, nos decían que las cerdas gestantes debían estar confinadas en grupos desde la cuarta semana tras la inseminación, hasta la semana anterior al parto.

Muchos sostenían que la nueva ley conllevaría un aumento de los costes de producción que derivaría en una pérdida significativa de competitividad para los productores de porcino de la UE. Tras más de cinco años de aplicación generalizada, se ha demostrado que no ha sido así; de hecho, la productividad ha aumentado de forma significativa con lo cual se han reducido los costes. ¿Cómo se ha conseguido?

Parecía que mantener las cerdas en grupo incrementaría las agresiones entre animales y el número de abortos, lo que provocaría que el número de partos fuera menor y disminuiría la productividad media de las cerdas.

1a LECCIÓN

Con un adecuado diseño y disponibilidad de espacio en los corrales, las cerdas no producen menos, sino todo lo contrario, producen más. El mayor bienestar de los animales y su mejor forma física han llevado a un incremento de la prolificidad sin disminuir la fertilidad en el parto, con la consecuente reducción del coste de producción por lechón destetado.

Es importante definir adecuadamente las zonas de descanso, suciedad y alimentación, para que los animales dispongan de espacio suficiente. La amplitud mínima estipulada por la legislación parece ser suficiente (1,64 m2 por cerda primeriza y 2,25 m2 por cerda multípara (con un 10 % más para grupos de menos de seis animales y un 10 % menos para grupos de más de 40).

Además, los grupos estáticos (formados por animales del mismo lote) son más fáciles de gestionar que los dinámicos (formados por animales de diferentes lotes de inseminación), ya que permiten grupos más pequeños formados con animales de tamaño y paridad similar. Los grupos dinámicos funcionan bien si son suficientemente grandes como para la jerarquía no esté excesivamente marcada y se puedan hacer cambios de animales sin problemas, siguiendo un correcto protocolo.

Parecía que alimentar a las cerdas en grupo aumentaría la competencia por la comida y conllevaría una alimentación irregular, no ajustada a las necesidades individuales de cada animal. Esto comportaría menor tamaño al nacimiento de los lechones de las cerdas subalimentadas, así como problemas en maternidad. A su vez, habría un incremento general del alimento dispensado, debido al mayor consumo energético, la sobrealimentación y el aumento del desperdicio por exceso de competencia al comer.

2a LECCIÓN

Con los sistemas de alimentación y manejo adecuados, se puede conseguir que las cerdas coman tranquilamente sin competir. Los consumos totales son similares a los sistemas de confinamiento individual, y cualquier aumento de consumo se ve compensado con creces por el incremento cuantitativo de la producción.

En sistemas de alimentación simultáneos, es importante alimentar a las cerdas varias veces al día, con el objetivo de no dispensar cantidades tan grandes que provoquen que, a causa de la distinta velocidad de ingesta, las que ya han acabado molesten a las que aún están comiendo.

Es importante disponer una separación entre los puestos de alimentación, como mínimo para cabeza y hombros. Los sistemas de descarga lenta pueden comportar problemas de ajuste de la velocidad correcta, ya que los animales que comen rápido se ponen nerviosos si el alimento les baja demasiado lento, y pueden molestar a los demás animales del grupo.

Los sistemas de alimentación simultáneos solo permiten alimentar con la misma cantidad de pienso a cada animal del corral, por lo que es importante que estén agrupados según su requerimiento de alimento y su tamaño, motivo por el cual los grupos no pueden ser muy grandes.

Los sistemas de alimentación individual mediante el reconocimiento con chip electrónico son los únicos que nos permiten ajustar la alimentación a cada individuo y nos permiten hacer grupos grandes de animales, maximizar los resultados productivos y el control individual, y minimizar el desperdicio. Estos sistemas precisan que los animales sean entrenados para usarlos.

Parecía que la decisión la habían tomado de forma arbitraria políticos movidos por una opinión pública que desconoce la realidad del sector, y sin tener en cuenta las necesidades de este. Pero la Comisión Europea redactó la nueva directiva tras múltiples consultas a diferentes organizaciones involucradas en el sector, tanto públicas como privadas, y apoyándose en resultados de experimentos realizados por diferentes grupos de investigación.

Es importante que todos trabajemos conjuntamente para que esto siga así, y que las decisiones se tomen con una base científica y en beneficio de todos, tanto consumidores como productores y animales.

3a LECCIÓN

Un problema es siempre una oportunidad de mejorar. Desgraciadamente, en pocas ocasiones se evoluciona sin la aparición de una fuerza externa que provoque el cambio.

Se tiende a sobrevalorar la posición en la que se está porque salir de la zona de confort resulta incómodo, pero esa es la forma de crecer.

De hecho, una de las razones por las que la porcicultura europea ha llegado a niveles tan altos de productividad y sostenibilidad es por la búsqueda de soluciones a problemas como la escasez de mano de obra, la falta de tierras, el elevado precio de las materias primas, los altos costes energéticos, la mayor concentración de población, la exigencia por parte de los consumidores locales de altísimos estándares sanitarios y de seguridad alimentaria, etc. Esto nos ha convertido en un modelo a seguir para cualquiera que quiera emprender un modelo de producción porcina sostenible y de alto rendimiento.

Comparte en redes