Blog

Blog


M.A. Higuera: "Aunque la expansión de la PPA es lenta en Europa, es fulminante en terceros países”

M.A. Higuera: "Aunque la expansión de la PPA es lenta en Europa, es fulminante en terceros países”

24 de marzo de 20 - Noticias

El pasado mes de noviembre Miguel Ángel Higuera, director de ANPROGAPOR, fue elegido presidente del grupo de trabajo de Salud y Bienestar Animal del Copa-Cogeca en Bruselas. Con este cargo, que ostentará durante 2 años, Higuera representa no solo a los ganaderos de España, sino también al resto de los ganaderos de los 28 estados miembros. En esta entrevista hablamos con Miguel Ángel Higuera sobre el nuevo reto que afronta y analizamos la actualidad del sector porcino español.

¿Qué representa el cargo de presidente del grupo de trabajo de salud y bienestar animal del Copa Cogeca?

El Copa-Cogeca es la unión de dos organizaciones que representan, por un lado, a todos los productores de animales y plantas europeos y, por otro, a todas las cooperativas europeas. A partir de ahí, a nivel estructural, sus acciones están subdivididas en grupos de trabajo, uno de los cuales representa los intereses de todos los países de la Unión Europea en materia de salud y bienestar animal. Este es el grupo en el cuall actualmente ostentamos la representación de todos los productores europeos, por lo que se trata de un cargo de relevancia.

¿Cómo recibió el nombramiento?

Muy positivamente y con mucho orgullo. Al ser un cargo de elección, significa que los compañeros de otros países han confiado en mi labor para que los represente en la secretaría de Copa-Cogeca y ante la Comisión Europea y el Parlamento en todo lo que tenga que ver con bienestar y salud animal.

¿Cuáles son sus funciones?

Mi labor es organizar los aspectos relacionados con la ganadería en materia de las enfermedades de control oficial, además de alguna más específica que haya por especie ganadera y que resulte de especial interés. Trabajamos en ellas junto con la Comisión Europea, el Parlamento y la Organización Mundial de Sanidad Animal, que son los tres estamentos con los que mantenemos una estrecha vinculación y reuniones constantes. Por otra parte, en materia de bienestar animal, actualmente la CE está estableciendo una nueva estrategia que, segun parece, nos va a llevar a trabajar durante los próximos dos años en una modificación de la normativa general de bienestar animal, que data del año 1998.

¿Qué retos se ha marcado para su presidencia?

Desde el punto de vista de salud animal, ayudar a la CE a la implementación del 100 % del reglamento europeo de sanidad animal que se aprobó en el 2016 y que tiene cuatro años de moratoria para llevar a cabo todos los actos delegados y actos de implementación, con lo cual estamos en plena vorágine. También tenemos el tema de las resistencias a los antibióticos y las enfermedades de declaración obligatoria, donde algunas de las prioridades son la peste porcina africana (PPA), la influenza aviar de alta patogenicidad y la tuberculosis en vacuno; finalmente, aún en materia de sanidad animal, tenemos el reto de la bioseguridad. En este sentido, estamos haciendo campañas en diferentes países para incrementar los requisitos mínimos de bioseguridad de forma general y horizontal en todos los estados miembros, con el objetivo de aumentar la protección de las granjas y los animales. Por otro lado, desde el punto de vista del bienestar animal, vamos a seguir con la correcta aplicación en todos los estados miembros de las normativas existentes tanto a nivel de granja como en el transporte y en el sacrificio, y asegurarnos que todo el mundo está aplicando las mismas medidas. También vamos a continuar formando parte de la plataforma europea de bienestar animal, donde también voy a ser el representante de los productores europeos y donde se va a seguir trabajando en temas relacionados con el transporte, la duración de los trayectos y los viajes a altas temperaturas… En porcino, abordamos temas importantes como el corte de colas y la castración, y en vacuno de leche, vacuno de carne y conejos se va a debatir la necesidad de tener una normativa específica e individual para cada una de estas especies. Finalmente, estamos desarrollando el tema de los etiquetados de bienestar animal con el objetivo de fusionar los diferentes etiquetados de cada país y disponer de una etiqueta única de ámbito europeo.

¿Cree que es beneficioso para el sector porcino español contar con un representante nacional en este grupo de trabajo?

Sin duda. Lo que España necesita no es solo asistir a estas reuniones, sino tener voz y voto para ayudar a que nuestro sector tenga un futuro mejor. Todas las cosas se cuecen en Bruselas, por lo que cuantas más voces tengamos, mejor.

Como director de ANPROGAPOR, ¿cómo ve el sector porcino español?

A nivel económico y de mercado, muy bien. A nivel de riesgos, estamos en un momento muy preocupante, porque, aunque la expansión de la PPA se está desarrollando lentamente por Europa, es fulminante en otras zonas, especialmente en Asia. Estamos viendo cómo el país que se infecta de PPA tiene serios problemas para contenerla y también para estar en el mercado. Por lo tanto, miramos las perspectivas de mercado con optimismo, porque somos un gran productor, gran exportador y tenemos margen para trabajar, pero a la vez con algo de miedo, ya que cualquier día todo puede cambiar. Por ello, el mensaje principal que queremos transmitir es la necesidad de trabajar para la protección sanitaria y, a partir de ahí, buscar ser más competitivos en el mercado. Otro de los aspectos que tenemos que trabajar es el tema de las emisiones y el medio ambiente. Este es uno de los aspectos más sociales que tenemos que abordar. Hay que seguir avanzando en la línea actual, reducir las emisiones del sector con el objetivo de seguir creciendo y ser un sector puntero.

¿Es la PPA una amenaza latente que debe preocupar?

Es un problema real. El gran inconveniente de la PPA es que no solo se transmite por animal vivo enfermo, sino que también se transmite por productos. Por ello, una parte de las estrategias de prevención y de control corresponde al ganadero, en especial en lo referente al movimiento de animales. Pero hay otros ámbitos donde tenemos pocas posibilidades de interactuar y necesitamos de terceros, en este caso las administraciones, para que realicen un buen control de las mercancías ilegales, especialmente de productos que vengan de países positivos e incluso de turistas que puedan cometer la locura de traer algún producto cárnico infectado de PPA. Nuestro mensaje es no bajar la guardia en ningún momento, porque la amenaza es real y está en nuestras manos evitar que la PPA entre en España.

En este sentido, ¿estamos viviendo una especie de burbuja con las exportaciones a China? ¿Puede ser peligroso?

Puede serlo desde el punto de vista de los mercados (también en el sector porcino) no tienen subvenciones ni ayudas, y dependen de la oferta y la demanda. Ahora mismo hay una fuerte demanda de China, que paga más por los productos y, por lo tanto, como buen comerciante tú vendes a aquel que mejor te paga. Obviamente China está modificando el mercado a nivel internacional, está generando una oferta muy fuerte, porque tiene mucha demanda de carne que necesita comprar y tiene dinero para pagarla; esto provoca que suban los precios y es la causa de que muchos de los exportadores busquen esos precios más altos. ¿Cuál es el principal problema de todo esto en España? Pues el grado de compromiso que estamos adquiriendo, ya que el año pasado el 25 % de todas nuestras exportaciones fueron a China. Esto es un grado de compromiso muy importante, porque entendemos que, aunque no sea de un día para otro, China retomará su producción y dejará de ser un cliente. Tenemos un nivel de compromiso muy importante con un solo país y no cabe duda de que eso supone un riesgo.

Comparte en redes