Blog

Blog


A. Luengo: “Con el Dositronic queremos tener el máximo control sobre la nutrición de las cerdas”

A. Luengo: “Con el Dositronic queremos tener el máximo control sobre la nutrición de las cerdas”

06 de abril de 20 - Casos de éxito

En una clara apuesta por consolidar su presencia en el entorno de los Monegros, la Cooperativa Ganadera de Caspe, a través de la Sociedad Agropecuaria de Albalatillo, ha construido recientemente una granja de 3.300 madres en la población oscense de Albalatillo. Dicha sociedad ya cuenta con una granja de 2.800 cerdas en la misma localidad y una integrada de 1.000 cerdas en la provincia de Tarragona. Por su parte, la Cooperativa Ganadera de Caspe, que gestiona la nueva granja y dicha sociedad, lidera un modelo de gestión que agrupa otras empresas, con las que suman más de 20.000 cerdas. Precisamente, este modelo ha sido merecedor de diferentes distinciones, entre las que cabe destacar el Premio Europeo a la Innovación Cooperativa.

La granja

Las nuevas instalaciones están diseñadas para alojar a 3.300 cerdas. La granja se compone de dos gestaciones gemelas, cada una de ellas con sus áreas de cubrición control y gestación confirmada con capacidad para 2.560 cerdas cubiertas, y una maternidad con 768 plazas de parto distribuidas en 24 salas.

Además, el área de cubrición control cuenta con las suficientes plazas para realizar la recela de las cerdas destetadas y la reposición que se incorpore.

Finalmente, la granja se complementa con una nave para recibir la reposición, otra para alojar las cerdas de desvieje y unas oficinas que funcionan como zona de recepción de personal y otros servicios.

Por otra parte, hay una segunda fase por finalizar. Se trata de una transición externa con capacidad para 12.000 lechones, que está ubicada en la misma localidad, pero a varios quilómetros de la granja de cerdas. Esta instalación cuenta con 18 salas de 32 corrales cada una de ellas.

Vista exterior de la granja ubicada en Albalatillo.

Sistema de alimentación electrónica

Con el objetivo de garantizar la productividad y eficiencia de la granja, la propiedad ha apostado por trabajar con alimentación automatizada, tanto en transición como en maternidad. El director técnico veterinario de la Cooperativa de Caspe, Ángel Luengo, explica que han apostado por este tipo de alimentación como estrategia de negocio, puesto que “en cualquier inversión que realizamos en instalaciones, buscamos un equilibrio entre su coste y el retorno esperado, y estamos convencidos de la relación directa que existe entre una alimentación lo más individualizada posible en estas fases y el correcto desarrollo de los animales”.

Dositronic

Concretamente, en la nueva granja se ha apostado por la instalación de Dositronic, el sistema de alimentación electrónica de Rotecna. Por ello, se ha instalado este producto en las 768 plazas de maternidad con las que cuenta la granja. En palabras de Luengo, “damos mucha importancia a la correcta alimentación de los animales en cada fase, y más aún en una fase como la de lactación, que tanta transcendencia tiene en la vida productiva de las cerdas y de los propios lechones. Creemos que el sistema Dositronic nos va a ayudar a tener el máximo control sobre la nutrición de las cerdas de una manera sencilla y a un coste razonable”.

En el trabajo diario de la granja se aplican curvas de alimentación individualizadas para cada animal, y se automatizan. “El objetivo es conocer al instante, mediante registros y también de forma visual, cómo se está alimentando cada cerda, gracias a lo cual esperamos optimizar los consumos para aumentar la producción de leche y el peso de los lechones, y también para influir en la mejora de otros índices productivos”, asegura Luengo.

Los primeros animales entraron a finales de diciembre, por lo que, tras las primeras cubriciones, se prevé atender los primeros partos a inicios de mayo. “Con estas expectativas, los primeros cerdos se enviarán a matadero aproximadamente en noviembre, y los resultados de la nueva granja y del sistema Dositronic podrán apreciarse sobre todo a partir de 2021. Con todo, nos hemos marcado como punto de partida los 100.000 lechones destetados/año en esta primera fase”, añade.

Por otra parte, hay productos Rotecna instalados en la granja: tolvas, separadores, slats, el sistema de distribución de pienso, etc. “La larga trayectoria de Rotecna hace que siempre esté presente cuando nos planteamos cualquier presupuesto. Hemos podido comprobar que a lo largo de los años han ido aportando soluciones al sector ganadero y han ido adaptando sus productos a la realidad. Por otro lado, hemos valorado la iniciativa innovadora en nuevos productos que encajan con nuestras inquietudes”, afirma Luengo.

Gestación con paneles y dosificadores Rotecna.

Bioseguridad

En el ámbito del estatus sanitario de la granja, el director técnico veterinario de la cooperativa apunta que las principales preocupaciones sanitarias son comunes al resto del sector: PRRS, PPA… así como al hecho de que “tenemos que hacer frente a las patologías de siempre con menos herramientas medicamentosas, por las resistencias a los antimicrobianos, y afrontarlas con una mejora en el manejo, en las instalaciones y con una actitud positiva y valiente”.

Para combatir estas amenazas, la granja ha apostado por aplicar todo tipo de medidas de bioseguridad interna y externa, formar a los empleados en aspectos sanitarios, controlar las acciones de los transportistas, empleados auxiliares, veterinarios… “El propio sector debe concienciarse de lo mucho que nos jugamos todos, y evitar prácticas de riesgo que puedan poner en peligro la existencia de un gran número de granjas a causa de la entrada de enfermedades que paralizarían la exportación. Hemos de ser mucho más exigentes con las garantías de la importación de lechones, y que nuestros ganaderos sean un buen ejemplo en cuanto a las prácticas de bioseguridad y bienestar animal”, concluye Luengo.

Comparte en redes