Blog

Blog


Antonio Vela: “El futuro de la reproducción porcina avanza hacia la mejora genética”

Antonio Vela: “El futuro de la reproducción porcina avanza hacia la mejora genética”

12 de marzo de 19 - Noticias

Identificar problemas reproductivos porcinos es una realidad contra la que los ganaderos lidian en su rutina del día a día.

 

La fase de reproducción es la que exige mayores cuidados en el proceso de producción porcino, encaminado a obtener un determinado rendimiento económico. Con el objetivo de caracterizar los fallos reproductivos en cerdas, en este número del Informativo Porcino hablamos con Antonio Vela, cofundador de Think in Pig.  

 

¿Qué se entiende por fallo reproductivo?

Se considera como fallo reproductivo la perdida de eficacia reproductiva de la cerda. Se trata de un concepto muy amplio, que engloba desde un retraso en la pubertad de las cerditas jóvenes hasta la perdida del numero total de lechones por camada, pasando por los abortos, las repeticiones de celo, los problemas recibidos por tratamientos hormonales, etc.

 

¿En qué momento se detectan los problemas reproductivos en granja?

Depende específicamente del problema reproductivo. Se reconocen dos franjas más habituales en este proceso. La primera hace referencia a la pubertad de las cerdas y a sus problemas de adaptación reproductiva. El segundo está relacionado con la cubrición. Las pérdidas de gestación pueden ser debidas a múltiples factores tanto infecciosos como no infecciosos. Uno de los puntos importante es la perdida de nacidos totales, aunque se necesita más tiempo para detectar este problema. También influyen las patologías que estén en la granja al mismo tiempo que se detecta un fallo reproductivo, ya que existen enfermedades infecciosas caracterizadas por producir abortos en los momentos más tardíos de la gestación.

 

"Las pérdidas de gestación pueden ser debidas a múltiples factores"

 

¿Cuáles son los casos clínicos más frecuentes? 

El fallo reproductivo está asociado a causas de distinta naturaleza, en las que los animales no muestran síntomas claros. Por este motivo, es difícil encontrar un solo factor, ya que depende de la genética de los animales. El incremento de las repeticiones de celo y la falta de adaptación reproductiva de la cerda joven son muy frecuentes en determinadas explotaciones del sector español. Además, los procesos reproductivos asociados a otras patologías como pueden ser los abortos y otros problemas frecuentes referentes al manejo de las hormonas son a menudo un efecto negativo sobre la eficiencia reproductiva porcina. Hoy en día existe una falta de formación profesional en el manejo de las hormonas de los cerdos. Por otra parte, las situaciones estresantes, las condiciones ambientales deficientes de las instalaciones, la nutrición y los procesos inflamatorios crónicos pueden inducir el aborto.

 

"Hoy en dia aún existe una falta de formación profesional en el manejo de las hormonas de los cerdos"

 

¿Cómo diagnosticamos esta patología? ¿Con qué herramientas contamos para controlar estos problemas?

Depende de nuevo de las patologías a las que nos enfrentemos. Como todo diagnostico, necesitamos una buena anamnesis del proceso, un diagnostico diferencial y servirnos de distintas herramientas como son los programas de gestión, que nos van a ayudar mucho a entender cuando y donde esta ocurriendo el fallo reproductivo. Otras de las herramientas son el diagnostico laboratorial y la ecografía reproductiva, la cual sirve de gran ayuda porque nos muestra a un cerdo transparente. Así, estamos viendo que sucede dentro de la cerda en todo momento.

 

Ovario con cuerpos lúteos en una cerda durante la fase luteal del ciclo. Foto: Antonio Vela

 

¿Cuál es la importancia del ecógrafo en este campo?

Históricamente la ecografía siempre se ha usado como herramienta de elección para el diagnóstico de gestación en la producción animal. Cabe destacar el abanico de posibilidades que ofrece este instrumento, ya que nos permite descubrir patologías concretas y medir la condición corporal de las cerdas. Existen determinados ecógrafos que nos permiten ver el exceso de grasa dorsal y del ancho del lomo, y ver como actúa la actividad reproductiva del propio animal. Estos son los usos más frecuentes, aun que existen otras aplicaciones en las que en ocasiones se requiere maquinaria de alta resolución. En este campo tendríamos la determinación de la pubertad, el estudio de dinámicas funiculares, la estabilización de la inseminación acorde al proceso de ovulación, la determinación de patologías especificas como las perdidas embrionarias, el recuento de células embrionarias en distintos procesos de gestación, la prevención de lechones momificados, la formación de quistes ováricos etc. La ecografía tiene un campo enorme de trabajo en todas las especies.

 

"Historicamente la ecografía siempre se ha usado como herramienta de elección para el diagnóstico de gestación"

 

¿Qué consecuencias tienen los fallos reproductivos?

El fallo reproductivo se puede traducir en dos hechos fundamentales, a parte de lo que es la perdida de reproductividad en si misma. Existe un efecto importante en la granja que muchas veces no se tienen en cuenta, que son los días no productivos. Estas pérdidas son los días en los que la cerda en producción no está ni gestante ni lactante. Así, nos encontramos con diversas situaciones clínicas que dependen del intervalo de tiempo. Estos son la franja de reproducción, la de entrada de la cerda a la granja y su cubrición, así como la trayectoria de la cerda hasta el matadero sin un diagnostico preciso. Otro factor importante que se hace difícil de calificar ya que no lo tenemos presente en el día a día es la perdida de la longevidad de la cerda. Con esto nos referimos a la capacidad de amortización del valor de producción de cada cerda. Dentro de este ámbito, encontramos el concepto de la tasa de permanencia; que se asocia al porcentaje de cerdas capaces de mantenerse hasta al tercer parto, y el nombre de lechones por camada. Un buen valor en la tasa de permanencia estaría por debajo del 15%. Actualmente este valor se sustituye por las cifras de producción, que se pueden medir con el resultado de los lechones destetados/cerda/año, el número de camadas/cerda/año y el número de lechones destetados/camada.

 

"La reducción de la longevidad de la cerda es difícil de cuantificar"

 

Finalmente, ¿Hacia dónde avanza el futuro de la reproducción porcina?

En el ámbito de la reproducción todos los avances aparentan lentitud. Actualmente existen programas reproductivos que no se transmiten al campo a causa de la complejidad técnica y la falta de medios o por la reticencia de los granjeros en implementar cambios. No obstante, el futuro se encamina en un mejor aprovechamiento del valor genético de los animales, lo que supondría trabajar con menos verracos.

 

"El futuro se encamina hacia un mejor aprovechamiento del valor genético"

 

Estos tendrían capacidad de resistir contra las enfermedades y sus genotipos serian propensos a incrementar el porcentaje de nacidos. Para conseguirlo, deberíamos sexar adecuadamente a los animales y realizar inseminaciones con menos números de espermatozoides. El futuro es incierto, pero va a ir ligado a la mejora genética.  

 

 

 

Comparte en redes